Nunca vuelvas a ponerme nueve

A la mierda todos. A la mierda la pinche vieja, a la mierda el puto director, a la verga la pinche escuela. Quieren que redacte un reporte de hechos antes que llegue la policía, según ellos por mi bien, para deslindar responsabilidades. Imbéciles, a mí que no me culpen de nada, no tienen ni una puta prueba contra mí. Pero si eso quieren vamos a deslindar responsabilidades.
 
En clase de física dos la profesora Marina me preguntó mi tema de investigación, cuando le dije que era el Colisionador de Hadrones todos se rieron por la cara que puso, no sabía si eso existía o si me estaba burlando de ella, y se enojó conmigo porque creyó que era una broma; delante del grupo me dijo que me esperara al final de la clase. Cuando tocaron el timbre la profesora me recordó que me esperara. Baldomero, el jefe de grupo, todavía seguían en el salón y escuchó cuando la profesora me dijo que le daba mucho gusto que me esforzara, que veía mucho potencial en mí como futuro físico, que la ciencia la tenía en las venas aunque me resistiera y que seguramente a mi edad no entendía que sus llamadas de atención frente al grupo eran para que mejorara en mi aprendizaje; me dijo que el esfuerzo de hoy me haría mejor persona ante los problemas de la vida. Le pregunté cómo me ayudaban sus temas en mis problemas y eso bastó para que cambiara su actitud…
 
Pinche madre, debo tener cuidado con lo que escribo o me carga la chingada, son capaces de echarme la culpa de todo, pinche profesora de mierda, ¿Ya viste lo que te pasó por andar de pendeja? Me querías chingar y mira quien resultó chingada, ¿A mí qué pinche madres me importa aprenderme de memoria la puta temperatura de fusión del aluminio? ¿Para qué chingados quiero calcular la dilatación de un pinche pedazo de alambre? Mamadas, mamadas, putas mamadas. Y el puto director no sabe qué decirme, pero en su pinche geta de cerdo veo su puto miedo, se lo cargó la chingada también a él, por pendejo, ahora quiere deslindar responsabilidades, lo que quiere es mandarme a la verga para salvarse, por eso quiere el puto reporte, ¿a mí de qué me va a servir? Lástima que el pinche Baldomero también está en mi contra si no él fuera mi testigo, pinche puto; ahora tengo que tener cuidado, saber “deslindar responsabilidades” para que no me culpen de las pinches quemaduras. Pinche profesora imbécil, ya viste cómo te cargó la chingada, te burlaste de mí y mira como te fue, ahora sí puedes gritar quién está mamando verga.
 
… Cuando Baldomero se salió del salón, la profesora Marina se me acercó y me dijo que era la última vez que la dejaba en mal frente al grupo, que estaba segura que lo del Colisionador lo decía para burlarme de ella, y que ya se había hartado de que la dejara en vergüenza ante mis compañeros, que ya era hora de que se me bajaran los humos o que me las iba a ver con su marido. Me dijo que viera su coche estacionado afuera; ahí estaba su esposo que por la ventana me hizo una seña obscena con una mano mientras con la otra se agarraba la verga (perdón por la expresión, pero así fue el contexto). Me separé de la profesora y agarré mis cosas, pero la profesora me dijo que su marido me estaría esperando si salía con otra de mis preguntitas, porque entonces sí me mandaría a mamar verga, donde seguramente me gustaba ir seguido, esas fueron las palabras que usó la profesora…
 
No me conviene escribir que empujé a la pinche vieja contra el escritorio, me conviene más hacerme el pinche miedoso, un puto indefenso, si la pinche Marina terminó con esas quemaduras en la cara es por mierda, bien dicen que quien ríe al último se mía del puritito gusto.
 
…Me quedé en la escuela hasta tarde porque tenía miedo de que me estuvieran esperando afuera para hacerme algo, no le dije nada a nadie porque no me iban a creer. Como a las cinco y media me fui a mi casa corriendo muy asustado, no lo voy a negar, pero seguí con mi investigación porque creí que si la cambiaba la profesora diría que en realidad había sido una broma y se molestaría más. Luego fui al laboratorio. Como en los experimentos que nos pidió la profesora debíamos mostrar la aplicación de los temas que vemos en clase con la vida diaria, quería demostrarle que quería pasar su materia, que sí me gustaba la física porque creí que la profesora iba a buscar la forma de reprobarme, y mejor quería hacer las paces mostrándole mis experimentos…
 
Bueno, creo que eso no les interesa. Puta madre, van a querer que solo escriba sobre las pinches quemaduras y para acabarla de chingar, la pinche vieja me va a decir que la reté desde la mañana durante el homenaje; que no me salga con que llegar ocho cinco es llegar tarde, capaz que sí me reportó, pero eso mejor no lo escribo. Pinche escuela, aparte de tener que aguantar el puto sol de la mañana formados como pendejos en filas, tenemos que escuchar al imbécil del director aconsejándonos a todos tomar como referencia a una bola de pendejos que nunca conocimos y que seguramente hicieron en su pinche vida todo, menos disfrutarla, sin que le importe que él está en la puta sombra y nosotros en el pinche sol; todo para que después de una pinche media hora nos dejen ir a ver cómo unos imbéciles le lamen el culo a los profesores.
 
Los días lunes después del homenaje tenemos una hora en el laboratorio y la laboratorista se molesta porque debemos terminar la práctica en menos tiempo y ya vamos atrasados (dice que ya les ha solicitado que le cambien de horario para que no nos afecte el homenaje y es verdad, ya pregunté al otro grupo y van más adelantados). Como la profesora Marina nos pidió elegir un tema de las clases para aplicarlo en nuestros experimentos, yo elegí el coeficiente de dilatación de los metales, por eso traje la plancha y el alambre, exclusivamente para mi experimento…
 
Aquí tengo que dejar todo bien pinche claro, cuidar cada palabra o me carga la mierda.
 
… En la mesa que se me asignó hay un enchufe y ahí conecté la plancha…
 
Creo que primero debí explicar el experimento, pinche madre, seguro me dieron la pluma para que no pueda corregir nada. Pinche madre. Voy a tener que hablar sobre qué es lo del cálculo de la dilatación, puta madre, a ver si me sale, pinche vieja, me quiere llevar entre las patas pero ya dije, a quien se cargó la verga es a ella, por pinche puta.
 
… mi experimento consiste en demostrar la importancia que tiene la dilatación de un metal, en este caso de la base de la plancha, ya que saber su dilatación por pequeña que sea determina el tamaño del molde que se usará para cubrirlo, ya que de lo contrario se romperá o quemará por el calor…
 
¿Por qué llegó la laboratorista? No me vayan a salir con la pendejada de que por haberla ayudado el viernes ya me chingué, si la laboratorista mete su pinche hocico y todo se va a la mierda soy capaz de meterla en una mezcla de todos sus pinches ácidos, además ella fue la que me pidió ordenarle el puto laboratorio; ¡Ya sé! Seguro va a decir que yo encontré el pinche frasco con hidróxido de sodio. Que no mamen, a mí que no me chinguen, termino mi reporte y me largo. No pueden tenerme aquí a la pinche fuerza. Además puedo decir que Baldomero me ayudó ese día. Pinche madres. A mí que no me chinguen, que vayan y chinguen a su puta madre.
 
En la práctica debíamos usar diferentes metales y a diferentes temperaturas, por eso la laboratorista estaba preocupada, le pedí que me ayudara con la plancha, me vio tan preocupado que me dejó entrar al área de reactivos para buscar lo que me ayudara en mi experimento. Me dio esa confianza porque le ayudé la semana pasada a organizar los reactivos. Me dijo que tuviera cuidado porque los reactivos estaban desordenados por eso ya no me dio tiempo hacer mi experimento, en ese momento llegó la profesora Marina y todos se amontonaron a preguntarle sus dudas. Me acerqué como todos cuando sonó el timbre y todos se movieron, unos para recoger sus cosas, otros para guardar el material y otros para que la profesora Marina les pusiera los puntos por sus experimentos. Todo pasó muy rápido, Baldomero me ayudó a desconectar mi plancha porque estaba en mi misma mesa; pueden preguntarle, el frasco que yo tenía estaba vacío, no saqué nada del área de reactivos. Cuando empecé a recoger el material todos seguían moviéndose alrededor de la profesora Marina y yo me acerqué a preguntarle si estaba bien mi experimento; todos empujaban mientras se quitaban la bata o guardaban sus cuadernos, yo levanté la mano para que la profesora me viera. Sí tenía el frasco en mi mano pero no tenía nada. Entonces vimos unas bolitas blancas que saltaron a su cara. La profesora empezó a gritar. Todos nos asustamos, yo también. No sabíamos qué pasaba. Nos asustamos por ver que la profesora gritaba y corrió a la regadera, cuando vimos que no funcionaba Baldomero le acercó una cubeta con agua pero la  maestra seguía gritando. Las mujeres se pegaron a la pared y unas estaban llorando. Tratábamos de entender lo que pasaba, pero no entendíamos. Cuando vimos cómo se ponía la cara de la profesora en su cachete nos asustamos, no sé quién corrió a la dirección, pero cuando vimos ya había llegado la doctora Luisa y nos pidieron que nos fuéramos a nuestra siguiente clase. No sé por qué la profesora gritó mi nombre. Todos se me quedaron viendo, yo les dije que yo no había sido…
 
Pinche suerte. Que no mamen. Pinches putos y pinches viejas que se me quedaban viendo en el salón acusándome.
 
Me dijeron que siempre trataba de dejarla en mal y por eso les grité que eran unos pendejos, perdón, pero estaba molesto. Escribo esto para que se den cuenta que digo la verdad. Baldomero me gritó que yo encontré el hidróxido de sodio en el laboratorio y que él vio que yo tenía un frasco pequeño en la mano cuando pasó todo. Cuando empezaron a gritar que otros también me vieron con el frasco me enojé más, les grité que sí tenía un frasco pero estaba vacío. Me preguntaron que dónde estaba y les dije que seguro lo había dejado en la mesa del laboratorio, porque no me acordaba, pero me siguieron echando la culpa; por eso me salí de la clase, el profesor José Luis me dijo que me esperara pero yo estaba muy enojado, me fui al baño y…
 
Pinche madres, ya llegó la policía.
 
… le hablé a mi hermano…
 
 
* La profesora demandó a la escuela y al estudiante, quienes llevan tres años en un juicio que no termina. Baldomero egresó con el mejor promedio y dio las palabras de despedida en su graduación. Actualmente es estudiante estrella en la Facultad de Ciencias con ningún nueve de calificación. En su mochila esconde un pequeño frasco que contiene pequeñas bolitas blancas y una etiqueta que dice “NaOH, Hidróxido de Sodio”.
.
11