La mordida de un perro

Muérdeme como un perro. Con esa rabia y con esos dientes. Muérdeme todo y chúpame la vida. Lame y muerde. ¡Cómo duele una mordida tuya! ¡Cómo llena! ¡Cómo dura! La herida duele como el primer día, como si en cada mordida un corazón latiera. Como si todo en este mundo fuera cuello o fuera espalda esperando que llegue la mordida de un perro.

cuellom