Dijo su mamá que siempre NO..

“Se les hizo bolas el engrudo”. Refrán popular

Posturas entre el filósofo y su esposa.

-A los que se atrevieron a criticarles:

  • Esposa: “Lo mínimo que cabía esperar eran réplicas de altura y no resentimientos”.
  • Filósofo: “Críticas bien fundadas y honestas”.
  • Aunque antes el filósofo en twitter escribió: “Crítica oportunista y resentida…”.

-Sobre el video:

  • Esposa: “Tan solo se trata de unas reflexiones sencillas”.
  • Filósofo: “[Mi objeto fue] rendir un sincero homenaje al filósofo”.

-Sobre Marx:

  • Esposa: “Marx es el autor que Leonardo más admira”.
  • Filósofo:  “[Marx es el] filósofo del que más he aprendido” (aunque parezca que es la misma sopa, no lo es).

-Sobre el lenguaje y el diálogo:

  • Filósofo: “Apelo a un diálogo respetuoso y propositivo, no descalificativo”.
  • Esposa: “Reacio”, “asistente esporádico”, “egoísmo necio y torpe”, “total ignorancia”, “si Nush hubiera sido un buen alumno”, “tu desprecio e ignorancia” y “tipología generacional que le da la espalda a la autocrítica” (lenguaje descalificativo y no respetuoso).

-A los otros que opinan sobre el tema:

  • Esposa: “Izquierdistas sectarios” y “tipología generacional que le da la espalda a la autocrítica y busca treparse a cualquier argumento con el fin de lograr notoriedad”.
  • Filósofo: “Atinados señalamientos que alguien llegara a hacer en contra de mi obra”.

-Abrir o cerrar la puerta al diálogo.

  • Esposa: “Todo esto se hubiera podido evitar a través de un diálogo propositivo” (cerrando la puerta con el hubiera).
  • Filósofo: “Propongo.. la celebración de unas mesas donde se debatan”.

Y el filósofo cierra su texto diciendo:

  • “Me niego tajantemente a que alguien, sobre todo si es merecedor de mi cariño y respeto, sufra las consecuencias de mis apasionados desbordamientos”, lamentando que “tantas horas de estudio y reflexión estén ensombrecidas por un lenguaje difícil y arrogante”. Y confía en que “los lectores más esforzados puedan extraer algunas enseñanzas clarificadoras que permitan elevar el nivel del debate” (lo que según él se logrará a partir de la lectura de una de sus obras y que anexa al final de su escrito).

 

La respuesta armonizadora del filósofo me parecen patadas de ahogado. Entonces ¿cómo surgió el mitote? ¿Será que el filósofo no está tan de acuerdo con su esposa? ¿Entonces por qué posteó y retwitteó la defensa que le hizo? ¿Si las críticas le parecen “bien fundadas y honestas” por qué antes las describió como “crítica oportunista y resentida”? ¿A quién le pide “elevar el nivel del debate”? ¿Por qué en su “respuesta armonizadora” no hace referencia a lo que escribió su esposa? Ya se hizo bolas el engrudo.

Finalmente, cuando publiqué “Sin vela en el entierro” en Facebook, la revista Avispero comentó mi publicación el día sábado desde un YO (primera persona del singular, cuando acostumbra a hablar desde el plural: “compartimos”, “invitamos”…), diciendo “Me gustaría contestar algunas de tus preguntas, mañana q es domingo (sic)” y a las pocas horas bolsearon a Chuchita y lo borró. ¿Quién habló desde el YO usando la página oficial de Avispero? ¿Leonardo Da Jandra? ¿Raga? ¿El editor? ¿Fulano de tal? ¿Chana? ¿Juana? y ¿Por qué borró su comentario? Vayan ustedes a saber. Si alguien encuentra si respondieron alguna de mis preguntas me avisa qué dijeron al respecto, no vaya siendo que también borren su texto y me quede con la cazuela vacía y con el comal caliente.

* Un amigo me comentó que algunas mujeres y algunos hombres saltaron cuando usé términos como “sartén con aceite hirviendo” y “cuchillo en mano”, pues les pareció que usaba términos misóginos. Nada que ver. El aceite hirviendo quema al contacto, el cuchillo corta y lastima. Eso me pareció la “Respuesta a Daniel Nush y los izquierdistas sectarios”. También que sintieron un piquete de serpiente cuando me refería a Raga como “la esposa del filósofo”. Lamento eso. 1. Cuando leía el texto de Raga, desconocía que era la esposa de Leonardo, hasta que dijo “nadie mejor que yo que soy su compañera”, fue entonces que supe por dónde mascaba la iguana, y decidí seguir con la postura que ella uso en su texto. 2. Cámbiese mis términos del sartén y el cuchillo por pinceles, brocha, acuarelas recién abiertas y espátula, aunque no causen el mismo daño que leí en el texto de Raga, esperando que no sea agresivo a las pintoras. Las chanclas las sigo dejando escritas en el texto y en la portada del libro que propongo.